Autora: Maleny Santos – AIRPHARM MADRID

Entre nuestros objetivos se encuentra trabajar en línea con los principios de la Logística Verde, adecuando espacios y adaptando formas de trabajar. En el siguiente artículo, explicamos en que consiste la logística verde.

Visión logística ambiental

Las empresas de logística y transporte forman parte de las más contaminantes del planeta.

Sin embargo, hoy  en día las empresas de todo el mundo apuestan por mejorar su comportamiento y reducir el impacto medioambiental que provocan y mejorar su imagen.

Afortunadamente en muchos países las administraciones publicas apoyan estos proyectos, a través de ayudas económicas, desgravación fiscal, incluso mediante leyes. Esto es primordial para que los cambios sean menos costosos, y atractivos para las compañías de transporte y logística, sobre todo para las más pequeñas.

Las grandes empresas de logística lideran la transformación,  ellas actúan de tractor para que  las más pequeñas se sumen a la iniciativa.   

¿Qué es la logística verde?

GREEN LOGISTICS se puede definir como  “los esfuerzos para medir y minimizar el impacto ambiental de la actividad logística” (international Review of Applied Engineerin Research).  

Queda demostrado que el consumidor final valora considerablemente las acciones verdes que la compañía que contrata lleva a cabo, ayudándole a decidirse entre otras muchas.

Ha quedado demostrado que las compañías que apuestan por la LOGISTICA VERDE, consiguen incluso reducir costes.  El hecho de que las empresas sean más ecológicas implica modificar todo el proceso: 

  • Transporte verde: La implementación de unidades que reduzcan las emisiones contaminantes o que utilicen medios de energía alternativos. Hacer más cortas las rutas de los puntos de distribución, así como el mantenimiento óptimo de los equipos para evitar derrame de aceites.
  • Almacenamiento verde: buena infraestructura que permita que la mercancía se pueda mover y cargar fácilmente. Esto hace más fácil el transporte costando y contaminando menos. Maximizar el uso de luz natural, colocar paneles solares en los techos de los depósitos, células fotoeléctricas en el interior de los depósitos de manera que se active la luz artificial sólo si alguien circula por ese sector, instalar el uso de agua natural y materiales de construcción «green».
  • Carga y descarga verde: es reducir el desperdicio de los materiales, reduciendo  el manejo inefectivo de maquinaria obsoleta e invirtiendo en moderna maquinaria que permita un balance correcto.
  • Distribución verde: son dos canales de distribución; en uno se trata hacer más eficiente el proceso de la planta al punto de distribución, mientras que en el segundo canal es procesar la basura generada en él. En este punto, donde el gasto de combustible y la emisión de CO2 asociada es la estrella, se ha hecho hincapié en el desarrollo de los tan fomentados “camiones híbridos”.
  • Empaquetamiento verde: esto se encarga de utilizar la menor cantidad de material posible para empacar, o bien, utilizando materias biodegradables que no afecten al ciclo biológico.
  • Recolección y dirección de información verde: pleno control de la información para evitar el desperdicio de papel y de energía eléctrica; ahorrando tiempo y espacio.
  • Reciclaje desechos