Autora: Paqui Calderon – Airpharm Barcelona

Origen de la Hora del Planeta

La Hora del Planeta fue impulsada en 2007 por el World Wide Fund for Nature (WWF) y la agencia publicitaria Leo Burnett. Se celebró en Sidney (Australia) el 31 de marzo para llamar la atención sobre el problema del cambio climático.

Se celebra a finales de marzo por la cercanía del equinoccio de primavera en el hemisferio norte y otoño en el sur, lo que asegura que a la hora designada será de noche en todos los países.

Si tú apagas la luz, nos beneficiamos todos

Si bien es cierto que la Hora del Planeta no deja una huella demasiado apreciable se ha convertido en la mayor iniciativa global en defensa del medio ambiente. Millones de personas, empresas y organizaciones apagan la luz durante una hora como símbolo de apoyo.

Un estudio publicado en 2014 examinó 274 mediciones de cambios en la demanda eléctrica durante la Hora del Planeta en diez países a lo largo de seis años, estimando que la reducción media era del 4%.

Pero no es este el enfoque: ésta no es una campaña de ahorro energético, sino “una campaña de movilización mundial que quiere llamar la atención sobre un problema que nos afecta a todas las personas del planeta y propone medidas a todos los sectores para implementar durante todo el año.”

El Desafío de las Ciudades de la Hora del Planeta

El Desafío de las Ciudades de la Hora del Planeta es una competición anual que reconoce las buenas prácticas a nivel local y de empresas, en materia medioambiental, y promueve la adopción de medidas para la reducción de la huella de carbono. 

Este sábado 27 de marzo, éste que es el mayor movimiento ambiental del mundo, se celebrará de forma virtual en la mayor parte de los países. Además, representará un momento de solidaridad y esperanza frente a la crisis sanitaria global provocada por el COVID-19. La organización recuerda que este año es más necesario que nunca unirse a esta campaña a escala mundial, pues los próximos 10 años serán claves para evitar los impactos del cambio climático y revertir la pérdida acelerada de biodiversidad.

Además este año WWF está organizando una sesión de meditación guiada dirigida por la doctora y mundialmente reconocida académica de yoga Dra. Chelsea Jackson Roberts.  Tomémonos un momento para reflexionar sobre lo que nos aporta la naturaleza y cómo podemos preservarla.

Así pues os animamos a participar activamente y que este acontecimiento sea el impulsor de un cambio en nuestro día a día, concienciados de que cualquier pequeño gesto, repetido en el tiempo, hará que nuestras emisiones se vean reducidasy no dudéis que pequeñas acciones ¡logran grandes cambios!