En rasgos generales, se define el operador logístico como la empresa que diseña, gestiona y controla los procesos de la cadena de suministro de otra empresa. El operador logístico, en función del acuerdo comercial establecido, puede actuar en la fase de aprovisionamiento, de transporte, de almacenaje o de distribución de la empresa contratante o en todas ellas.
En este artículo profundizaremos sobre las funciones del operador logístico, sus ventajas, inconvenientes y otros datos del sector.

Funciones principales del operador logístico

La función principal de un operador logístico es optimizar los procesos de adquisición de productos, almacenamiento, transporte y distribución de una forma eficiente para la empresa para la que trabajan. Para ello, resulta fundamental que cuente con las infraestructuras físicas, tecnológicas y los sistemas de información necesarios para el correcto desarrollo de su labor. Aunque también existen operadores logísticos que subcontratan parte de estas infraestructuras sin que exista un detrimento en la calidad de sus servicios.
Para un mejor análisis de las funciones del operador logístico, tendremos en cuenta las diferentes fases en las que pueden prestar sus servicios.

Fase de procesamiento de pedidos

En esta fase se incluyen todas las actividades correspondientes a la preparación, transmisión, entrada y surtido de pedido así como al informe del estado del mismo.
La labor del operador logístico en la fase de procesamiento de pedidos, aunque no suele ser muy habitual, se enmarca en las actividades de recogida o recopilación de la información para la orden de compra así como la comprobación de la misma y su transmisión.

Fase de manejo de materiales

La fase de manejo de materiales incluye todos los procesos relacionados con los movimientos, lugares, tiempos, cantidades y espacio que ocupan las mercancías.
Cuando el operador logístico interviene en la fase de manejo de materiales, debe garantizar el desplazamiento de los materiales (materias primas, partes y/o productos terminados) de un lugar a otro. Esta gestión y control resulta fundamental para hacer más eficiente el proceso asegurando que ninguna actividad de la empresa se vea afectada por la llegada pronta o tardía de materiales.
También es un requisito que todos los materiales sean entregados en el lugar correcto, en condiciones óptimas y en las cantidades especificadas en los pedidos.
En la fase de manejo de materiales el operador logístico deberá de hacer uso del sistema de transporte que mejor se adapte a las necesidades de la empresa y la mercancía. Además, deberá contar con espacios de almacenaje adaptados en caso de que la empresa no disponga de ellos.

Fase de embalaje

En este apartado se hace necesaria la toma de decisiones sobre el sistema y formas de protección que se le va a dar a los productos. El embalaje resulta de gran importancia en la manipulación y transporte de cualquier tipo de mercancía para proteger las características y las propiedades de los productos que contiene.
Un buen embalaje resulta en muchas ocasiones determinante a la hora de que el producto llegue a manos del destinatario sin que haya sufrido merma o deterioro en las operaciones de traslado, transporte y manejo.
A la hora de planificar el embalaje que mejor se adapta a la mercancía, el operador logístico deberá tener en cuenta:

  • la naturaleza de la carga: si son productos perecederos, frágiles, peligrosos…
  • el valor de la mercancía: cuanto mayor sea el valor de la carga, más elaborado será su embalaje
  • las condiciones de manipulación: habrá que tener en cuenta cómo va a ser cargado, descargado y manipulado. Si se utilizarán ganchos, plataformas, montacargas, grúas…
  • cómo se almacenará en el transporte: apilado, en bodegas…
  • qué revisiones aduaneras tendrá: puesto que el embalaje necesitará ser abierto y cerrado
  • el clima al que se someterá en su transporte, tanto en origen como en destino
  • los idiomas de origen y destino para ser incluido en las marcas del embalaje
  • el medio de transporte: el transporte aéreo de mercancías requiere un embalaje más ligero Terrestre, marítimo, aéreo o combinado de los tres.
  • el tiempo total del recorrido de la mercancía

Fase de transporte de los productos

Esta es, probablemente, una de las fases más importantes para el operador logístico y en la que más se suelen contratar sus servicios. A grandes rasgos, para garantizar un transporte adecuado, se debe tener en cuenta tanto los medios de transporte que mejor se adapten a las características del producto como las rutas a seguir por los mismos.
En el ámbito de los transportes aéreos, la mercancía podrá ser trasladada en aviones cargueros o comerciales. El transporte marítimo se realiza mediante barcos cargueros tanto para carga suelta como para contenedores. Finalmente, el transporte terrestre suele realizarse utilizando trenes cargueros o camiones.
En función de la distancia entre el lugar de origen y destino, podrá ser necesario utilizar uno o todos los diferentes medios de transporte. Además, son muchas las ocasiones en las que la oferta de transportes en los países de origen y destino marcarán qué tipo se puede utilizar.
El transporte de mercancías se hace cada vez más necesario. Los nuevos usos de la tecnología en el consumo a través de las compras online hacen necesario un transporte más rápido e inmediato. En este sentido, la empresa transportista pasa a ser un socio estratégico para un gran número de empresas y mercados. Suponiendo, en un gran número de casos, una importante ventaja diferenciadora respecto a la competencia.
En cuanto a la elección de rutas, se deberá estudiar qué rutas son las más aconsejables para intentar rentabilizar al máximo los gastos en transporte y, de esta manera, que se reflejen lo menos posible en el precio final del producto.

Fase de almacenamiento

El operador logístico debe asesorar a la empresa sobre cuál es el sistema de almacenamiento que mejor se adapta a su negocio y sus características.
Tradicionalmente las compañías que comercializaban una serie de productos contaban con los espacios necesarios para el almacenamiento de la mercancía. Sin embargo, actualmente, existen una cantidad de agentes e intermediarios en el proceso de comercialización de los productos. Este hecho ha influido para que existan nuevos espacios de almacenamiento de productos, de diferentes compañías, esperando para ser distribuidos en función de las compras o pedidos. Son los conocidos centros logísticos que facilitan la carga, descarga y gestión logística de las mercancías.

Fase de control de inventarios

Finalmente, entre las funciones del operador logístico también se puede encontrar las actividades de control de inventario. Esta fase abarca la gestión del inventario, el registro de cantidades y la ubicación de artículos.
Para llevar a cabo una eficiente gestión del inventario se hace necesario contar con un software de gestión para su administración. Gracias a este tipo de software se consigue resolver cuestiones rutinarias como conocer la cantidad de artículos que quedan en almacén sin necesidad de realizar una inspección física.
Para ello, será necesario hacer un registro de cada una de las operaciones de inventario que se realicen. Con ello conseguiremos optimizar los tiempos y la precisión de las operaciones de inventario contribuyendo a una mayor productividad de la empresa.

Ventajas de contar con un operador logístico

Como hemos visto a lo largo de este artículo, son muchas las funciones que el operador logístico puede realizar para la empresa contratante. Entre los beneficios que tiene contar con esta figura dentro del proceso de comercialización de una compañía, se podría destacar:

  • la reducción de costes de almacenamiento, distribución y transporte debido a las economías de escala y la sinergia que muchos operadores alcanzan
  • la disminución de pérdidas de productos gracias a la experiencia y efectividad de los operadores
  • disminución del coste de transporte puesto que solo se pagan los servicios contratados sin tener que mantener una estructura propia
  • la focalización en el negocio al delegar otras operaciones en la figura del operador logístico
  • el acceso a una tecnología más eficiente

Esperamos que este artículo haya sido de su interés. Para cualquier consulta no dude en contactar con nosotros a través de nuestras diferentes oficinas. También puede seguirnos a través de nuestras redes sociales: Facebook, Twitter y Linkedin.