Algunos tipos de productos que consumimos habitualmente necesitan envíos de temperatura controlada para llegar a su destino en perfecto estado. Tal es el caso de productos de alimentación, del sector farmacéutico, químico o biomédico.

Veamos las características que tienen los servicios de envío con temperatura controlada y qué debes tener en cuenta antes de contratarlos.

¿Qué es un envío de temperatura controlada?

Un envío con temperatura controlada es aquel que garantiza una cadena de frío intacta en la que el producto se ha mantenido en todo momento en un intervalo de temperatura seguro. Desde la producción hasta el servicio de transporte contratado, el almacenamiento o la venta, todo el proceso debe ser controlado para garantizar la calidad, las propiedades y las características del producto.

La logística refrigerada o transporte frigorífico ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años. Principalmente en el sector de la alimentación. Según MarketsandMarkets, se prevé que el mercado mundial de transporte refrigerado alcance los 21.600 millones de dólares en 2025.

En el caso del transporte de productos farmacéuticos, químicos y biomédicos, los envíos requieren de un control exhaustivo de toda la cadena logística respecto al mantenimiento de la temperatura de los productos que se distribuyen. Solo así se pueden preservar las condiciones del producto desde su recogida hasta que es entregado.

En el caso de los medicamentos, las condiciones de su transporte está regulado por el Real Decreto 782/2013, de 11 de octubre, sobre distribución de medicamentos de uso humano. Normativa que incorporó la  Guía de Buenas Prácticas de Distribución elaborada por la Comisión Europea a la legislación española. En esta guía se hace especial hincapié en las condiciones necesarias para el almacenamiento de medicamentos, así como en la limpieza, la seguridad y la posibilidad de controlar la temperatura que deben tener los medios que se utilicen para su transporte. 

Condiciones del transporte para envíos de temperatura controlada

El transporte con temperatura controlada debe asegurar al máximo que no se producirán cambios en la temperatura de los productos. De esta manera, desde antes del momento de la recogida de la carga, se adapta la temperatura del transporte que va a ser utilizado a las necesidades del producto en cuestión. Los vehículos utilizados en los envíos de temperatura controlada están dotados en su interior con indicadores que registran la temperatura del cubículo. Dispositivos que se instalan en la zona que registra una mayor temperatura. 

La carga deberá llevarse a cabo de la forma más rápida posible con el fin de asegurar la temperatura estable. Además, a lo largo de todo el proceso de transporte, deberá permanecer en el vehículo, cuyas puertas permanecerán cerradas y solo se abrirán para realizar la carga y la descarga.

En el caso del transporte de medicamentos, la temperatura que más se utiliza suele ser la de refrigeración entre 2 y 8 ºC. Para ello, uno de los medios más habituales para su transporte desde las instalaciones donde se produce hasta los centros de distribución son grandes camiones frigoríficos dotados con equipos de producción de frío. Para su distribución local se utilizan vehículos más pequeños y, en caso de pequeños envíos, se suelen utilizar contenedores reutilizables con materiales de cambio de fase cuya temperatura se mantiene constante mientras pasan de sólido a líquido.

camion refrigerado para envios de temperatura controlada

El proceso de carga y descarga en envíos de temperatura controlada

Los almacenes de los productos que requieren un transporte con control de temperatura disponen de instrumentos para la medición y registro de la temperatura del aire interior. 

Toda la documentación sobre el control de temperatura que se genera durante el almacenamiento y transporte de estos productos debe estar debidamente fechada y se debe guardar junto con el resto de documentación necesaria durante el proceso de logística.

En el caso de productos con transporte refrigerado, el recinto de expedición y de recepción de estos productos debe estar acondicionado para temperaturas estables de 10º o inferior. Como decíamos en el punto anterior, el proceso de carga debe ser lo más rápido posible, con vehículos preenfriados y procediendo a la comprobación de la carga mediante la lectura de la etiqueta EAN128.

En cuanto a la descarga, las puertas no se abren hasta el momento preciso de la descarga. Se verifica la temperatura del vehículo y de los productos con el fin de detectar cualquier problema que haya podido surgir y que, en tal caso, se comunica inmediatamente al proveedor. La comprobación de la mercancía también se realiza mediante la lectura de la etiqueta EAN 128 como en el caso de la carga.

Durante todo el proceso de distribución se controla la temperatura de los productos en los distintos puntos de transmisión de la mercancía. 

¿Qué tipos de vehículos se utilizan en el transporte de temperatura controlada?

Como hemos visto, lo más importante a la hora de contratar un envío de temperatura controlada es que las condiciones del mismo se adapten al máximo a las características del producto y al tamaño de la carga.

En función de estas características se pueden utilizar distintos tipos de vehículos como:

  • Vehículo isotermo con interior aislante (paredes, puertas, suelo y techo aislantes) que reducen el intercambio de calor entre el exterior y el interior.
  • Vehículo refrigerado: además de disponer de una caja aislante, está dotado con una fuente de frío, que puede ser hielo o gas, que permite reducir la temperatura en el interior del cubículo y mantenerla cuando en el exterior es de 30º. Existen 4 tipos de vehículos refrigerados en función de la temperatura: clase A con una temperatura máxima de 7ºC, clase B con una temperatura de -10ºC, clase C a -20ºC y clase D con una temperatura máxima de 0.
  • Vehículo frigorífico: se trata de un vehículo isotermo dotado con un dispositivo de producción de frío que permite bajar la temperatura del interior y mantenerla según el tipo de vehículo frigorífico de que se trate. Permiten elegir temperaturas entre los 12º y los -20º según la clase de vehículo frigorífico utilizado.
  • Vehículo calorífico: dispone también de una caja aislante y está dotado con un dispositivo de producción de calor permitiendo elevar la temperatura interior y mantenerla (al menos durante 12 horas) para que no descienda de los 12ºC. Existen 2 clases de vehículos caloríficos: la clase A para temperaturas exteriores de -10º y la clase B para exteriores de -20º. 

 

Desde Airpharm Logistics te invitamos a consultarnos cualquier duda sobre los envíos de temperatura controlada. No dudes en contactar con nuestros profesionales que te asesorarán en todo momento para optimizar la logística de tu empresa según tus necesidades.