En los procesos de logística en general mantener la calidad y la seguridad del producto es esencial. Ahora bien, cuando hablamos del transporte de medicamentos, la salvaguarda de los mismos es una cuestión vital.

Las buenas prácticas de distribución (GDP – Good Distribution Practice) también se denominan prácticas correctas de distribución (PCD) según la Directiva Europea. Con esto se establece una serie de requisitos a tener en cuenta por las empresas especialistas en logística farmacéutica como Airpharm para el almacenamiento y transporte de medicamentos.

Estos requisitos contemplan, entre otros, la necesidad de implementar sistemas de gestión de calidad por parte de los mayoristas de medicamentos y todos los agentes que intervienen en la cadena de distribución. También, regula el registro documental de los datos relacionados con cada uno de los productos farmacéuticos. Y las normas de higiene, la formación y las responsabilidades del personal que interviene en cualquier momento dentro de los procesos de distribución de medicamentos.

Las directivas de GDP también hacen mención a las características de las instalaciones y los equipamientos que son necesarios para el almacenaje de productos médicos. Establece una serie de normas para el transporte de medicamentos relacionadas con el tipo de vehículo a utilizar (vehículos especiales), características de los contenedores, del embalaje y del etiquetado, entre otras. 

El sistema de calidad requerido para los distribuidores de medicamentos debe ser ampliado incluyendo el control y la revisión de cualquier tipo de actividad subcontratada relacionada con la adquisición, conservación, suministro o exportación de medicamentos. De esta manera, se determinan los aspectos a tener en cuenta a la hora de subcontratar los servicios de logística marcando los requisitos exigibles a cualquier operador logístico dedicado al transporte de medicamentos.

Hay que tener en cuenta que la red actual de distribución de medicamentos es cada vez más extensa y compleja. En ella intervienen un gran número de agentes, distribuidores, importadores, etcétera. En este contexto, las directrices marcadas como buenas prácticas establecen una serie de medidas que ayudan a los distribuidores mayoristas de medicamentos a realizar su actividad con total seguridad. Así, se evita la entrada de falsos medicamentos en la cadena de suministro legal.

almacenamiento de medicamentos

GDP en operaciones de distribución y transporte de medicamentos

Como comentábamos, en la distribución de medicamentos resulta fundamental realizar todas las medidas necesarias para minimizar el riesgo de que se introduzcan productos falsificados en la cadena legal. Para ello, hay que asegurar que no se pierda la identificación de cada producto. Además, su distribución se llevarse a cabo de conformidad con la información que figura en el embalaje exterior.

Cada uno de los medicamentos que se distribuyen en la Unión Europea deben ser objeto de una autorización de comercialización concedida por la UE o un Estado miembro.  

Todas las operaciones clave del proceso de distribución deben ser recogidas y descritas por completo en el sistema de calidad teniendo en cuenta la documentación necesaria para ello. De esta manera habrá que atender a:

La cualificación de los proveedores

Al contratar con nuevos proveedores de medicamentos, se deben realizar controles como:

  • La reputación del mismo
  • Las ofertas de medicamentos con probabilidad de ser falsificados
  • Saber que las grandes ofertas suelen estar disponibles en cantidades limitadas
  • Prestar atención a precios que se aparten de lo habitual.

La cualificación de los clientes

El distribuidor debe asegurarse de proporcionar medicamentos solo a personas titulares de su distribución o autorizadas para dispensar medicamentos al público.

La recepción de los medicamentos

En la recepción se debe garantizar que los medicamentos recibidos son los correctos. También, que proceden de proveedores autorizados y que, a simple vista, no han sufrido daños en el transporte.

El almacenamiento

Las normas para el almacenamiento de medicamentos son muy claras en lo que se refiere a la limpieza, las condiciones de almacenamiento, la rotación de existencias, el inventario y la retirada de medicamentos cercanos a su fecha de caducidad.

La destrucción de mercancías obsoletas

Aquellos medicamentos destinados a su destrucción deben etiquetarse, separarse y manejarse adecuadamente siguiendo un procedimiento estricto.

La preparación de pedidos

A la hora de preparar los pedidos, además de tener en cuenta que la vida útil sea la adecuada en el momento de prepararlo, es necesario que se apliquen una serie de controles estrictos que garanticen que se escoge el medicamento correcto.

El suministro de medicamentos

Cada suministro debe ajustarse a un documento donde se indique:

  • Fecha, denominación y forma farmacéutica del medicamento
  • Número de lote
  • Cantidad suministrada
  • Nombre y dirección del proveedor y del destinatario
  • Condiciones de transporte y almacenamiento del producto.

Debe realizarse un registro para que se conozca la localización real del producto.

La exportación de medicamentos a terceros países

Para exportar medicamentos hay que ser titular de una autorización de comercialización o de fabricación.

En Airpharm, contamos con el certificado de buenas prácticas de distribución (GDP) en todas nuestras delegaciones internacionales. Contacta con nosotros si deseas más información sobre nuestro servicio de transporte de medicamentos.

Te invitamos a compartir tus dudas a través de los comentarios y a seguirnos para estar al día en nuestras redes: Facebook, Twitter y LinkedIn.