Cómo ayudar a la naturaleza desde tu pequeño mundo.

Actualmente uno de los principales objetivos de las Naciones Unidas es conseguir un Mundo más Sostenible, como así lo promueve la Agenda 2030, compuesta por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS.

Lograr que los países obtengan su desarrollo sin afectar la naturaleza, aprovechando los recursos renovables que esta posee.

La mejor manera de ayudar en este propósito es cumpliendo los ODS, aunque la mayoría de ellos no están en nuestras manos. Desgraciadamente dependen de intereses económicos, políticos y sociales, no llegando a acuerdos en las convenciones y reuniones que se realizan.

Os propongo desde aquí, algunos objetivos a pequeña escala, pero no por ello menos importantes:

  • Reciclar y reutilizar el plástico y todo aquel material de desecho con el cual se puedan crear nuevos productos. Aunque bajo mi punto de vista, más efectivo que reciclar plástico, lo ideal sería evitar su uso de todas las formas posibles, sustituyéndolo por otros materiales o directamente prescindiendo de él.
  • Hacerle mantenimiento regular al automóvil o cambiarlo por uno que use biocombustibles o energía eléctrica solar.
  • Generar composta orgánica en nuestros hogares para reducir la basura en las ciudades.
  • Llevar bolsas de compras ecológicas, como la bolsa tan práctica que nos regaló Airpharm. ¡Gracias!
  • Reducir nuestra huella de carbono. Caminar en lugar de utilizar transporte privado, e incluso público. Dirigirte a tu destino paseando, escuchando tu música favorita, te hará bien a ti y al planeta.
  • Movimientos tan sencillos como apagar el grifo o la ducha en esos minutos o segundos que no son necesarios.
  • Bajar un par de grados la calefacción y ponernos una sudadera para estar en casa, en vez de parecer que estamos en las Bahamas.
  • Plantar un árbol… ¿Sabéis cuánto oxígeno necesita un humano diariamente? de 7200 a 8000 litros, y ¿sabéis cuanto oxígeno genera un árbol al día? de 320 a 360 litros/ día. ¡Con lo cual… necesitan 22 árboles por persona!

Bajo mi punto de vista lo ideal sería que todos los días fuesen el día de la Naturaleza, porque llegado al punto en el que nos encontramos, cada día cuenta. Obviamente, no podemos sentarnos frente a los políticos más influyentes del mundo para presionarles o rogarles que hagan algo de una vez, porque pasan los años y pueden presumir de no haber conseguido apenas nada…, convenciones en las que pusimos todas nuestras esperanzas y que apenas llegaran a acuerdos. Pero si podemos poner un granito de arena desde nuestro hogar, puesto de trabajo, desde nuestra privada vida dentro del planeta…estoy segura que podemos cambiar nuestro impacto en el planeta y permitir que los hijos de nuestros hijos lleguen a conocerlo y disfrutarlo como lo que fue, ¡HERMOSO!

Buryaile: “No heredamos la tierra de nuestros padres, la tomamos prestada de nuestros hijos”

Autora: Maleny Santos – Airpharm Madrid